Jun 16, 2006

Con el Sudor de los Otros


Los partidos de fútbol son como las películas porno: uno disfruta viendo como otros sudan el sudor que a uno mismo le gustaría sudar.

Cuando uno ve un partido de fútbol, se siente capaz de realizar un pase más preciso que el jugador que acaba de errarlo, regatear con más habilidad, ó chutar con más fuerza y mejor colocación. Como si uno mismo tuviera las botas puestas.

Con las películas pornográficas pasa lo mismo. Uno se identifica con los protagonistas, que están haciendo lo que a uno le gustaría hacer. Sólo que –al igual que los futbolistas- el grado de profesionalismo de los protagonistas es mayor.

A diferencia del voyeurismo implícito en el Cine, del que hablaba Hitchcok, (y del que ya se habló aquí alguna vez) en el que el espectador disfruta de ver a través de una ventana –la pantalla- la vida de otras personas ajenas a él, en este caso, literalmente se pone las botas.

La diferencia más sustancial entre las peliculas porno y los partidos de fútbol, es que en las películas porno sabes que tu equipo siempre va a ganar.
...

6 comments:

Javi said...

Interesante punto de vista. Un saludo

pincheorate said...

no siempre. recuerdo alguna de bajo presupuesto en la que dos briosos ejemplares disputaban a un gigolo suertudo....

interesante comparación...
hoy en dia en el que todo es "show biz", el sistema de medios tiene algo para cada persona...
triste...pero todos somos hijos de nuestra época

Golfísima said...

Sudas, sí. Termina un partido y estás cansado y todo.

En las películas porno pasa igual, acabas para irte a la cama y dormir los 7 sueños durante 16 hora del tirón.

Ay, el macho ibérico..

Adriana Degetau said...

esta analogía me gusto -con acento- mucho más que la de acá abajo del balón.

Octavio Rojas said...

Que termine pronto el mundial, porque te estamos perdiendo... ;)

No sé si estás en Alemania o comiéndote las uñas en Madrid. De cualquier manera, a disfrutar el mundial sucesor de Villoro.

Roger said...

Si, al final cada quien tiene su punto de vista, y nivel de involucramiento con tal o cual evento, si sobre todo de identificación con una y otra analogía. Si esto removió alguna suceptibilidad, ó causó alguna incomodidad, lo agradezco sinceramente.

No me tocó ir a Alemania. Me quedé en Madrid, y todavía me quedan las uñas de los pies para la segunda fase. Ya lo de Villoro, es un poquito de too much. Pero gracias de todas formas.