Nov 25, 2005

De Ventanas Indiscretas


Photo: 4degrees

Por petición popular de mis dos lectores, habrá que hurgar un poquito más en el tema del voyeurismo / exhibicionismo blogosférico.

Como bien señala Adriana en los comentarios de A Freir Espárragos, a todos nos gusta ser admirados. Claro, a quién no. También a todos nos gusta meternos en la vida de la gente y saber un poco más de los demás. Quién esté en desacuerdo, puede dejar de leer esto ahora mismo.

Hitchcock asumía su papel de voyeur profesional, y en Rear Window (1954) está el mejor ejemplo. El fotografo lisiado que se pasa el dia observando a sus vecinos, y que interpreta James Stewart, no es más que el alter ego de Hitchock, que a su vez exhibe su propia intimidad a través de éste observador pasivo.

Garufo, desde la gélida Moscú, nos confiesa su debilidad por Crying While Eating. En este Vlog (cubierto por MobuzzTV por allá de mayo) se exhiben videos de personas que lloran por cualquier cosa, mientras comen, tambien cualquier cosa. Se especifica el nombre del llorón, el motivo de sus lágrimas y lo que están comiendo.

Cabe señalar que en un principio Crying While Eating era falso. Se creo para participar en un concurso llamado The Contaguious Media Project, que consistía en crear sitios de internet o blogs y ver cual se popularizaba más rápido. El punto es que la gente se lo creyó tanto, que comenzó a enviar sus propios videos.

Tengo que aceptar que en MobuzzTV caímos redonditos en la trampa, pero también cayeron medios como el propio Show de Jay Leno. Crying While Eating ganó el segundo premio del concurso, sólo detrás de los practiquísimos pero igual de falsos Forget-Me-Not Panties (Think Thong?).

El mismo Homer Simpson ha enviado ya su video. Llora mientras se come a Pinchy la Langosta, mientras llora por... Pinchy la Langosta.

Ya que estoy calientito me acabo de acordar de mi ejemplo favorito. Belleza en estado agonizante. Para la próxima.



...

5 comments:

Garu said...

ya decia yo que algunas eran muy falsas para ser verdad... pero otras me cae que si son completamente creíbles...

Adriana Degetau said...

Siguiendo lo de tu í-do-lo Hitchcock, me cae que hay veces que uno se va a ver a uno mismo al cine. Lo denominaré auto-voyeurismo.
algo así como una repetición del deseo, cuando la peli (como dicen allá) dice más de sus espectadores q de sus personajes.
fin del tema en comments. tal vez con unas cubirris.

Roger said...

¿algunas veces? Si las peliculas mas populares suelen ser las que logran que el espectador se "identifique" con los personajes. O bien, que se vea reflejado.

Mas claro ni el agua. El ejemplo de un "Love Actually" ese pastiche de historias que retacó las salas hace dos años, no era más que un puñado (bueno, varios y copeteados) de anecdotas y personajes de los cuales era dificil que alguien no se "identificara" con alguno. Y asi nos podemos seguir.

Falta todavía mi post definitivo sobre el autovoyeurismo, aunque acepto lo de las cubirris, claro.

Adriana Degetau said...

quiero verlo! post definitivo!!!!

Roger said...

Quieres verlo? lo ves? tu naturaleza voyeur ha quedado expuesta.

Habra que exhibirse...